Elegir correctamente el suelo para una vivienda es un momento clave en toda construcción o reforma.

Las opciones son infinitas, pero vamos a darte algunos ejemplos de materiales que puedes usar en tu hogar:

Cerámico
  • Cerámico: es muy efectivo para las zonas húmedas, como cocinas y baños. Muy resistente a la humedad al rallado y a la abrasión. Hay diferentes tipos dentro de los suelos cerámicos: el porcelánico es más resistente que el gres y resiste el choque térmico y las heladas, por eso es un material ideal para colocar en exteriores.

Ventajas: es fácil de limpiar y mantener, y el precio es asequible. Se fabrica en una amplia gama de acabados imitando piedra, madera, microcemento, mosaicos etc…

Desventajas: la ejecución de la obra suele ser de mayor duración que en otros materiales.

Laminado
  • Laminado: es muy ligero y se puede instalar sin necesidad de hacer obra. Generalmente imitan maderas naturales. Es un material económico y suele usarse en las reformas de viviendas para zonas secas, como pasillos salones y dormitorios.

Ventajas: es muy fácil y rápido de instalar.

Desventajas: no es muy resistente a la humedad ni al rallado.

Madera
  • Madera: son muy utilizados en dormitorios y salones, porque aportan mucha calidez y belleza. Ofrece muchas posibilidades decorativas según su colocación.

Ventajas: aísla perfectamente del calor y el frío. Es un material noble que aporta mucha elegancia a los espacios en los que se coloca y que nunca pasa de moda.

Desventajas: es más caro que los demás materiales tanto en su adquisición como en su instalación. Además, necesitan un buen mantenimiento.

Mármol
  • Mármol y granito: duradero y atemporal. Es un material muy elegante que se utiliza mucho por su durabilidad y por mantener el frío en los climas calurosos.

Ventajas: su belleza y exclusividad. Además, es un buen conductor térmico, perfecto para instalar calefacción por suelo radiante.

Desventajas: puede rayarse y absorber manchas, ya que es una piedra porosa (no es recomendable en cocinas). Necesita un buen mantenimiento.

Linóleo
  • Linóleo: son suelos naturales y muy ecológicos. Es una opción muy cómoda y provechosa. Ofrece numerosos diseños.

Ventajas: es biodegradable, resistente al desgaste y muy higiénico. Es fácil colocarlo y no necesita obra.

Desventajas: no resiste bien la humedad ni las cargas pesadas. Hay poca variedad de acabados y requiere de personal cualificado  para su colocación 

En cualquier caso, si quieres que asesoremos tu caso, solo tienes que contactar con nosotros y te ayudaremos a elegir el mejor tipo de suelo para tu hogar.

Write a Reply or Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *